Amortiguadores Hidráulicos y a Gas

Su fuerza de amortiguación se obtiene forzando el paso del aceite a través de unos pasos calibrados de apertura diferenciada con el fin de obtener la flexibilidad necesaria para el control del vehículo.

Amortiguadores a Gas shibumi® Trabajan bajo el mismo principio que los hidráulicos pero contienen en uno de sus extremos nitrógeno a alta presión. Un pistón flotante separa este gas del aceite impidiendo que se mezclen, cuando se desplaza el vástago, se comprime el gas experimentando una variación del volumen que impide la formación de burbujas y espuma permitiendo una respuesta instantánea.

Es importante conservar los amortiguadores en buenas condiciones, ya que un buen número de elementos mecánicos dependen de ellos para mantener su correcto funcionamiento y evitar así desgastes prematuros.